Inicio > Humor > Guía para sobrevivir en una película de terror

Guía para sobrevivir en una película de terror

Quizá en algún momento de nuestra existencia seamos protagonistas de una película de ésas que sueltan cátsup a diestra y siniestra. Para evitar ser aniquilado de buenas a primeras, he aquí unos razonables consejos que la experiencia cinematográfica nos ha dejado:

–Cuando parezca que ya mataste al monstruo nunca, pero nunca, te acerques para verificarlo.

–Si descubres que tu casa está siendo construido encima o cerca de un cementerio o que en ese terreno hubo alguna vez una iglesia donde se celebraban misas negras o había una casa cuyos habitantes se volvieron locos, se suicidaron, murieron en extrañas circunstancias o practicaban la necrofilia, abandona el proyecto.

–Nunca leas un libro de invocaciones satánicas en voz alta, ni siquiera en broma.

–No busques el sótano, especialmente si la luz se acaba de ir.

–Si tus hijos comienzan a hablarte en Latín o cualquier otro lenguaje que se supone que no conocen usando una voz que no es la de ellos, dispárales inmediatamente. Te evitarás muchos problemas. Nota: Quizá te lleve un buen rato matarlos, así que prepárate.

–Como regla general, no armes rompecabezas que tengan como figura las puertas del Infierno, ni resuelvas enigmas que las abran.

–Nunca te pares encima, dentro, a un lado, entre, abajo o cualquier lugar cercano a una tumba, sepulcro, mausoleo, cripta o cualquier recinto mortuorio.

–Si estás buscando algo que hizo ruido y sólo encuentras un gato, y valoras tu vida, sal de la habitación inmediatamente.

–Si los aparatos eléctricos comienzan a funcionar por sí mismos, muévete de ahí.

–No tomes absolutamente nada que haya pertenecido a un muerto.

–Si llegas a un pueblo fantasma, hay una razón muy poderosa para que esté así. Date por aludido y regresa por donde llegaste.

–No te quieras pasar de listo modificando y experimentando con el ADN a menos que realmente sepas lo que estás haciendo.

–Si estás escapando del monstruo, y eres hombre, tropezarás dos veces. Si eres mujer tropezarás, unas cuantas veces más.

–Si te quedas sin gasolina en la noche, no te acerques a la casa solitaria a pedir ayuda.

–Si tu mascota empieza a comportarse de forma extraña con una persona a la que antes no trataba así, evita a toda costa a esa persona.

–Si tus amigos planean realizar una fiesta en una vieja mansión o casona abandonada del pueblo y tú eres de los que no tiene pareja, mejor quédate en tu casa.

–Si notas que tus amigos empiezan a mostrar una conducta atípica y comienzan a mostrar un extraño gusto por la sangre, sus ojos comienzan a resplandecer o les crece el pelo de manera desmedida… aléjate lo más pronto que puedas.

–Mantente lejos de lugares que lleven nombres tales como Amityville, Calle Elm, Transylvania, el Triángulo de las Bermudas o cualquier pueblo de Maine.

–Nunca tengas relaciones sexuales en las literas de los campamentos de verano.

–Las luces extrañas raras veces auguran alegría.

–Si cualquier animal (pájaros, pirañas, arañas, etc.) comienzan a presentar conductas anormales, no intentes hablar con los científicos, no te creerán, y mejor abandona el pueblo.

–Nunca abras la puerta si escuchas algo que está rascando al otro lado, si escuchas una respiración fuerte o cualquier otro ruido extraño.

–No entres a una habitación oscura.

–No te bañes nunca, menos si estás solo.

–En cuestión de armamento para cazar monstruos nunca confíes en algo más avanzado que un palo puntiagudo. Tus armas, por mucha tecnología que tengan, no servirán de gran cosa.

–Si eres mujer, nunca enseñes los senos; las mujeres fáciles son las primeras que caen.

–Nunca acampes o habites casas que están construidas sobre suelo sagrado indio.

–Si la línea telefónica está cortada y escuchas pasos en el piso de arriba cuando creías estar solo, no vayas a ver quién es y sal corriendo.

–Si tiras a la basura alguna pertenencia, algo así como un muñeco y lo vuelves a encontrar en tu casa, quémalo.

–Siempre que quieras huir del monstruo toma un autobús, porque seguramente el monstruo está en tu automóvil.

–Si ves armado a alguien que sabes que está muerto, corre. Parece que muchas personas no tienen sentido común; recuerda que siempre podrás comprar otra mascota, siempre podrás tener más hijos (bueno, siempre y cuando la edad te lo permita) y siempre podrás conseguir otro esposa/o.

–Si vas huyendo de un monstruo, no te molestes en pensar cómo esconderte, hagas lo que hagas siempre aparecerá delante de ti.

–Si llegaras a encontrar un arma poco común (un arpón, una pistola de señales, un abrelatas), ¡tómala! Si tú no lo haces, tarde o temprano será utilizada y mejor que seas tú y no el monstruo.

–Cuando tengas que luchar con un monstruo usa fuego, electricidad o ácido siempre que sea posible. Si puedes, usa todos a la vez y, si es posible, usa también una bomba atómica.

–Si conoces a alguien que es taxidermista y es dueño de un hotel, no alquiles un cuarto allí.

–Ten cuidado de extraños que lleven herramientas tales como sierras eléctricas, cuchillos eléctricos, podadoras, sopletes o cualquier producto hecho por compañías que ya no existen.

–Si encuentras alguna maleta o caja metálica perteneciente al ejército, no lo toques ni lo abras, sólo llama para que lo recojan y vete a tu casa.

–Nunca vayas a nadar por la noche a un lago o piscina; si lo haces, ésa será tu última zambullida.

–Si eres mujer y tienes que salir por piernas, nunca lleves tacones; se romperán, te torcerás los tobillos y el maniático te atrapará.

–Si te persiguen, nunca regreses para recuperar algo que se te haya caído u olvidado.

–Si envías a tu marido o novio a investigar la causa de un ruido extraño y no regresa en 5 minutos, vete de ahí; probablemente tu marido o novio ya esté muerto.

–Nunca vayas a un edificio controlado en su totalidad por computadora.

–Si contestas el teléfono y oyes a alguien respirando o jadeando, no creas que es tu novio que está haciéndote una broma ni le pidas que vaya a tu casa porque tus padres no están.

–Siempre que te digan una palabra mágica como antídoto de alguna maldición, acuérdate bien de ella, de no ser así, prepárate para pasar un muy mal rato.

–Nunca digas abiertamente que no tienes miedo o que no crees en algo.

–No salgas en noches de luna llena.

–Si la cruz de la iglesia está al revés, busca rápidamente la salida más próxima.

–Nunca, nunca, nunca digas: “Volveré en seguida”.

–Si eres el malo de la película mantente alejado de los trituradores de basura si no quieres perder algún miembro.

–Cuando revises una habitación y no encuentres nada, salta por la ventana, porque cuando te confíes, aparecerá algo con un cuchillo, machete, hacha o lo que sea.

–Si ves una grieta en el suelo y una luz rojiza saliendo de ella, cambia de dirección.

–Cuidado con los perros de ojos rojos; pueden parecer muy exóticos, pero resultan mortales.

–Para escapar del monstruo/asesino nunca subas a la azotea: si no mueres acuchillado o devorado, tendrás que saltar.

–Nunca abras una puerta para ver si hay alguien detrás de ella, lo primero que suele encontrarse es un objeto punzante.

–Nunca te hagas amigo de un superviviente de alguna matanza, lo más probable es que te conviertas en una estadística más en la siguiente matanza que se produzca.

–Nunca hagas deporte en el gimnasio de la escuela después de las 5 de la tarde.

–Escucha siempre al loco del pueblo cuando advierta a la gente de una maldición o algún suceso extraño.

–Nunca entres a un pueblo del que no hayas oído hablar o que no aparezca en un mapa.

–Si en cualquier parte de tu casa (armario, baño, sótano) o en la cajuela de tu coche aparece un cadáver, no te molestes en salir corriendo a pedir ayuda. Para cuando regreses el cadáver ya no estará y te tomarán por loco(a).

–No te confíes de nada verde y viscoso o de algo que hable como radio descompuesta. Nunca confíes en nada o nadie.

–Si durante una noche de tormenta, encuentras abierta una ventana que estás seguro que habías cerrado, déjala así; probablemente sea la única salida cuando la cosa que entró por ahí te persiga.

–Nunca aceptes nada de un criminal que está a punto de ser ejecutado.

–Si un amigo tuyo se convierte en un demonio y de pronto vuelve a ser normal… ¿qué esperas? ¡Mátalo! Él sigue poseído.

–Nada se acaba hasta que se acaba la noche.

–Presta atención a los indicios que te den los animales y los niños. Ellos generalmente saben mas que tú.

–Cuando te acose un extraño, no te vayas a tu casa o a casa de un amigo, vete a un bar lleno de gente (quizá no sirva de nada, pero te podrás echar un trago antes de morir).

–Nunca corras hacia la puerta principal, va a estar cerrada.

–Si tienes tiempo, comprueba que le quitaste el seguro a la pistola.

–Finalmente, escucha atentamente la banda sonora y hazle caso al público. Aunque tu soberbia no te lo deje ver, son más inteligentes y están viendo más cosas que tú.

Categorías:Humor
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: